Estás en: “No soy el mejor entrenador de tenis del mundo”

“No soy el mejor entrenador de tenis del mundo”

Toni Nadal, tío y entrenador de la ya mítica leyenda de tenis Rafa Nadal, nos abre las puertas de su recién inaugurado Rafa Nadal Sports Center en Manacor. Un centro de entrenamiento de gran nivel desde donde saldrán las futuras promesas del tenis mundial.

fotonadalentrena

Su vida ha sido, es y será el tenis. Nacido en el este de Mallorca, en la emblemática ciudad de Manacor, Toni Nadal es considerado uno de los mejores entrenadores de tenis del mundo. Y no de extrañar, teniendo a la estrella internacional de la raqueta Rafal Nadal como pupilo. No es habitual que en la élite del tenis un jugador profesional conserve el mismo entrenador durante toda su carrera. Lo que sí es normal, es que éste cambie a tenor de sus éxitos y sus propias aspiraciones profesionales. A Rafa no le ha hecho falta eso. Ha podido crecer como jugador sin echar a un lado sus raíces y sin apartar a Toni, su tío. Toni Nadal es toda una referencia en el mundo del tenis, sí aupado por la fama de su sobrino Rafa Nadal pero no solo por eso. Gracias a Toni, Rafa ha conseguido 14 títulos de Grand Slam, ha sido cuádruple ganador de la Copa Davis y medalla de oro en Pekín 2008, algo que no lograría nunca un tenista sin un buen entrenador. Toni Nadal es hermano del padre de Rafa, Sebastián y desde pequeño, dice, le ha inculcado valores que le han servido para crecer tanto personal como profesionalmente: humildad, esfuerzo, trabajo diario, superación, tener los pies en la tierra y algo imprescindible, el no sobrevalorar los éxitos ni magnificar las derrotas.

El buen hacer de Toni también ha tenido su recompensa más allá que saborear los triunfos de Rafa Nadal. Ha sido galardonado en 2007 con la Medalla de Bronce de la Real Orden al Mérito Deportivo por el Consejo Superior de Deportes de España. En 2008, se le concedió el Premio Jaime II por su labor como entrenador, educador, formador e inspirador de los éxitos de Rafa Nadal. Dos años más tarde, en 2010 recibió el premio Siete Estrellas de la Comunidad de Madrid en la categoría fomento de los valores deportivos de manos de Esperanza Aguirre y en 2011, a propuesta de la Comisión de Entrenadores de la ITF,  obtuvo un premio en reconocimiento por sus aportaciones al juego.

Toni Nadal comenzó desde muy joven su pasión por el tenis. Se mudó a Barcelona aunque reconoce que “nunca fui un jugador de primer nivel”. Tras estudiar la carrera de Derecho, volvió a entrenar cuando contaba con 24 años de edad y pronto pasó a ser director de una escuela de tenis en Manacor durante algo más de 16 años. Trabajo que finalmente abandonaría para dedicarse en exclusiva a entrenar a su sobrino Rafa Nadal, un pequeño con talento que desde muy joven ya empezaba a apuntar maneras en este deporte.

“La perseverancia en el deporte y en la empresa son las mismas”

¿Qué 3 consejos le darías a los nuevos tenistas que están empezando y tienen a Rafa como ejemplo a seguir?

Ilusión, disponibilidad para hacer lo que el deporte les exige y saber que en la vida lo que determina el éxito es el esfuerzo. Hay que tener buen espíritu y ser optimista para avanzar y triunfar. No hay más.

Centrándonos en la academia, ¿qué niveles hay?

Tenemos chicos desde 11 a 18 años, incluso alguno mayor. Disponemos de diferentes categorías, con jugadores más y menos dotados. Creemos que tenemos jugadores que en el futuro pueden ganar grandes competiciones en el mundo del tenis pero como todo el tiempo lo dirá. Nuestra implicación es la máxima en todos. Buscamos su satisfacción personal y la mejora en su juego.

¿Qué os diferencia de otros centros similares?

Contamos con instalaciones de máximo nivel, entrenadores de gran nivel que enseñan lo aprendido durante décadas de juego y una inversión en tecnología para la mejora de la enseñanza. Pero el factor humano es imprescindible y lo que verdaderamente nos diferencia, nuestro compromiso con la ilusión de nuestros alumnos. Aplicamos valores esenciales en el mundo del deporte. Queremos formar campeones pero campeones con talento en todos los niveles.

¿Cuánto hay de preparación física y cuánto de psíquica para triunfar en el tenis?

En todos los deportes lo fundamental es el físico, la coordinación, la velocidad, resistencia, agilidad… una vez tengas eso es esencial que tengas una buena preparación psíquica. Cada deporte exige unos valores diferentes y características mentales en este sentido, pero ante todo una buenísima y completa preparación física.

¿Hay algún símil entre el éxito empresarial y el éxito deportivo?

Por supuesto. Yo voy a dar charlas a empresas de vez en cuando y digo que si yo hubiera preparado a mi sobrino para cualquier otro cometido, hubiera aplicado los mismos valores. La perseverancia en el deporte y en la empresa son las mismas. El saber perder es otro de esos símiles, saber que otros pueden hacer las cosas mejor que tú. Hay que saber adaptarse a la realidad que nos demanda otras cosas.

“Realizamos una formación académica totalmente en inglés y nos preocupamos por el avance de cada alumno”

El éxito deportivo de Rafa Nadal ha devenido en materializar un proyecto deportivo y educativo, ¿cómo surgió el Rafa Nadal Sports Center?

Primero hay una necesidad de invertir y segundo, Rafa Nadal quería seguir vinculado al mundo del tenis. Por ello pensamos en una academia de tenis junto a un centro deportivo donde él podía seguir vinculado con las futuras promesas de este deporte y ¿por qué no? pasárselo bien él mismo estando por ahí de vez en cuando. Era una de sus máximas ilusiones. Le estuvo dando vueltas durante años. Había tenido propuestas pero quería llevarlo a cabo en Manacor y para ello se requería una inversión fuerte. Se trata de un proyecto de Rafa sin socios. He ahí también la importancia.

¿Cuánto se ha invertido y cuál es el plazo de amortización previsto?

No puedo contarlo. Pero van muy bien las cosas, ha habido una buena muy aceptación. Hay 80 alumnos durante todo el año, como inicio ha ido mejor de lo esperado.

¿De qué nacionalidades son los alumnos?

En estos momentos contamos con alumnos franceses, ingleses, alemanes, de Kazajstán, japoneses, indios, rumanos, colombianos, mexicanos, checos, rusos y, cómo no, españoles. Reciben una formación tenística de máximo nivel con un grupo de entrenadores de prestigio como los que fueron entrenadores de figuras como Carlos Moyá o Carlos Costa. Intentamos aplicar los conocimientos aprendidos durante todos los años y también aprender de todo aquello que hicimos mal. No es fácil llegar a ser un profesional de tenis, pero al menos queremos que cuando se vayan de aquí se vayan realizados y no con la sensación de haber perdido el tiempo. Realizamos una formación académica totalmente en inglés y nos preocupamos por el avance de cada alumno clase a clase.

¿Es suficiente el reclamo de Rafa Nadal para mantener a flote un centro de estas características?

Me imagino que no. Sería un error pensar eso. El compromiso de cada uno de los que trabajamos aquí es lo que va a mantener el negocio y firmar su éxito.

Aprender de los errores

Rafa Nadal ha pasado momentos complicados. El pasado mes de octubre según comentaste en una conferencia en León decías, “sé lo que le pasa a Rafa pero no sé si conviene contarlo”. ¿Puedes contarlo ahora?

Como es propio de los periodistas, se exageró. Lo que le pasaba es que estaba jugando sin estar al 100% y estábamos pendientes de si continuábamos la temporada o la dábamos por finalizada. No había más.

Comentaste en una ocasión que has enseñado a Rafa a no cometer tus errores, ¿cuáles han sido éstos?

Hay mucha gente que repiten en sus alumnos, lo que ellos han hecho. Yo hice todo lo contrario. Intenté ser un buen jugador y no lo logré del todo. Mi obsesión era que Rafa ganara mucho más que yo, que jugará de una manera brillante.

Una vez que uno ha entrenado al mejor tenista del mundo, ¿te han llegado a considerar como el mejor entrenador de tenis del mundo?

No. No soy tan tonto. Si yo entrenará un chico poco dotado y éste triunfara, casi el mérito absoluto sería mío pero sabía que Rafa tenía mucho don para triunfar. Hay mucha gente mejor que yo, por supuesto. En el deporte, el valor del entrenador depende del éxito del jugador, eso es así. Los méritos son siempre del jugador.

¿Cómo ves la evolución que ha tenido el tenis desde que jugabas tú décadas atrás hasta la actualidad?

La evolución no me gusta. El deporte hoy en día se ha vuelto muy estadístico, controlado, las tecnologías se imponen. Todo esto hace que el deporte se aleje de sus raíces como complemento de la evolución intelectual. Me gusta ver la aplicación de la cabeza en el deporte, no solo la potencia. El intelecto frente a la fuerza.

rafaaa

“Rafa tiene todas las condiciones para seguir en primera plana”

¿Ha cumplido Rafa Nadal los objetivos previstos?

Por supuesto. Cuando Rafael empezó a jugar, desde pequeño demostró grandes atributos pero uno no espera ganar tantos títulos como lo ha hecho él. En 2005 debido a una lesión en el pie nos asustamos porque su carrera estaba en peligro pero visto lo visto se ha superado y con creces.

Dado su palmarés y sus problemas físicos, ¿es el momento de pensar en la retirada de Rafa de las pistas?

En el sector privado nos quedan muchas cosas por hacer. Sólo el 50% de la oferta ha podido modernizarse. El motor debe seguir funcionando con extensiones a otros sectores. Además, las inversiones en las zonas turísticas maduras son una asignatura pendiente. No podemos seguir acumulando infraestructuras sin gestionar bien las existentes. La funcionalidad de las infraestructuras es más importante que su cantidad. Debemos aprovechar mejor lo que tenemos y debemos orientar todos nuestros esfuerzos a consolidar el posicionamiento internacional que ha alcanzado Baleares. De ello depende la calidad de vida futura y, por tanto, el bienestar y prosperidad de los habitantes de esta isla.

Comentaste en una ocasión que has enseñado a Rafa a no cometer tus errores, ¿cuáles han sido éstos?

En el sector privado nos quedan muchas cosas por hacer. Sólo el 50% de la oferta ha podido modernizarse. El motor debe seguir funcionando con extensiones a otros sectores. Además, las inversiones en las zonas turísticas maduras son una asignatura pendiente. No podemos seguir acumulando infraestructuras sin gestionar bien las existentes. La funcionalidad de las infraestructuras es más importante que su cantidad. Debemos aprovechar mejor lo que tenemos y debemos orientar todos nuestros esfuerzos a consolidar el posicionamiento internacional que ha alcanzado Baleares. De ello depende la calidad de vida futura y, por tanto, el bienestar y prosperidad de los habitantes de esta isla.